Comedor Jacinta es un restaurante que nos recuerda automáticamente la fondita mexicana tropical…un lugar tradicional frente del mar, en donde se siente la brisa y se oyen las olas.

El chef Edgar Nuñez propietario de Sud777, restaurante que hace parte de la lista Latin America’s 50 Best Restaurants, inaugura un nuevo concepto casual en el que rinde homenaje a la cocina mexicana tradicional.

El Comedor Jacinta está en el corazón de Polanquito, una de las zonas gastronómicas de mayor influencia de la Ciudad de México con restaurantes buenos, malos y regulares, donde no siempre recibes un producto que corresponde a su precio. Sin embargo, el Comedor Jacinta es diferente, y eso se puede notar desde la entrada.

Nuestro menú

Con un variado menú de cocina tradicional y platillos con ingredientes frescos, locales y mezclas exóticas, a un precio razonable, lo podemos catalogar como un oasis en medio de la zona.

Aquí van los platillos que probamos: el primero fue un Tlacoyo de frijol con requesón, nopal y hojas de hierbabuena, las cuales le cambian el sabor totalmente a la preparación, aportando aromas y sabores frescos en cada bocado. 

Seguimos con un ceviche de caracol y  camarón al estilo progreso bañado en limón, jitomate, habanero y salsa soya, acompañado de guacamole; una preparación sencilla y deliciosa con mariscos súper frescos.

Para seguir con la fiesta de platos degustación, pedimos un taco de agua relleno de camarón bañado en salsa talla. Te sugerimos que si no te gusta el picante, no te aventures por el chile de agua pues es una ruleta rusa y algunas de sus partes pueden salir extremadamente picosas.

Mencionamos especialmente la salsa talla, pues su suavidad resalta el sabor del chile y los mariscos, esta es preparada con mayonesa, ajo, pimienta, cilantro y consomé de pescado. Violá para chuparse los dedos.

Entre la maravillosa cantidad de mezcales y tequilas, encontramos unas margaritas espectaculares de cacao, chapulines y aguacate. Como buenas fans pedimos el de aguacate y para nuestra sorpresa, resulto una bebida refrescante y equilibrada. En nariz, predomina el aroma del tequila y en boca el sabor de la sal y los cítricos, tan sólo al final encontramos un suave retrogusto de aguacate. ¡Una genialidad!